Follow by Email

sábado, 14 de enero de 2012

Parece increíble lo mucho que te puede llegar a importar alguien, ¿eh? Como te comes la cabeza por él, te rayas, te deprimes, te haces mil preguntas y todas sin respuesta, porque ciertamente, nadie las puede responder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario